Esta usted en:

Patrimonio Natural


Embalse de la Bolera

Al sur del Parque Natural de la Sierra de Cazorla, en el término municipal de Pozo Alcón, y al pie de su sierra, Sierra del Pozo, rodeado de montañas y bosque se encuentra el Embalse de la Bolera con una capacidad de 55 Hm3. El principal acopio de agua se lo aporta el río Guadalentín pero también recoge las aguas de los arroyos Guazalamaco, del Vidrio, de la Venta y de la Rambla del Almicerán.

La presa está levantada sobre la Cerrada de La Bolera, en el curso del Guadalentín. Aparte de los usos comunes de los embalses, como dotar de agua potable al pueblo y para regadío, tiene unas posibilidades lúdicas que lo hacen centro recreativo de la zona y marco ideal para competiciones deportivas.

 

Arroyo Guazalamanco

La profunda garganta excavada por el arroyo Guazalamanco viene de las cumbres más altas de la sierra del Pozo, desde el Pico Cabañas, con 2.028 metros de altitud. Las aguas de este arroyo han ido trazando a lo largo de millones de años el particular recorrido de este curso de agua horadando la dura piedra caliza hasta convergir con el río Guadalentín. De esta combinación roca y agua se obtiene un paisaje dominado por la verticalidad. Este recorrido discurre íntegramente por terrenos con un alto grado de protección ambiental, debido a la singularidad de sus ecosistemas. Durante el mismo disfrutaremos de vistas panorámicas, caminaremos junto al perpetuo murmullo de las aguas cristalinas y del frescor que nos ofrece su vegetación y escucharemos el canto de la diversidad de aves que habitan en la ribera de este cauce en el que abundan pequeñas cascadas, pozas y remansos que nos incitan a tomar un descanso y contemplar con calma el discurrir del arroyo.

A lo largo del trayecto podremos ir encontrando distintos paneles informativos que nos harán más amena la ruta. Estos podrán explicarnos las especies de aves que podemos avistar en el camino, teniendo la ocasión de contemplar el vistoso vuelo de la oropéndola (Oriolus oriolus), la silueta del martín pescador (Alcedo atthis), o el mirlo acuático (Cinclus cinclus).

 

El río Guadalentín

El Guadalentín nace en la Sierra del Pozo formándose por pequeños arroyos que bajan de la sierra de la Cabrilla a la altura del Majal de la Carrasca, recibe al arroyo de los Arenales y ya con cauce permanente fluye por el fondo de un profundo barranco en dirección sur. Recibe, en el Vado de las Carretas al arroyo de San Pedro, de aguas intermitentes, y en la Cerrada de la Canaliega al arroyo de los Tornillos de Gualay. Siempre en dirección Sur y al fondo de un profundo barranco recibe los arroyos de las Acebadillas y arroyo Frío, a la altura de la cerrada del mismo nombre. Atraviesa la Cerrada de la Herradura y se remansa en el embalse de La Bolera que recibe las aguas de los arroyos de Guazalamanco, de la Venta y del Vidrio y de la Rambla del Almicerán. Bajo el pantano atraviesa la Cerrada de la Bolera y bajo esta recibe las aguas del arroyo de la Alcantarilla.

 

Aguas abajo de la Bolera, recibe el importante aporte del manantial de Peralta, y continúa hacia el sur encajado en un profundo cañón hasta el embalse del Negratín, donde desemboca en el Guadiana Menor, entre los municipios de Cuevas del Campo y Zújar.

El río Guadalentín es el río de Pozo Alcón. Atraviesa todo su término de Norte a Sur. Su paisaje, sus ecosistemas ricos y variados, la pesca de subsistencia tradicional o deportiva, el aprovechamiento para regadíos con el Canal de Iturralde primero, y el embalse de La Bolera después, las prácticas actuales de espeleología y barranquismo, todo esto constituye y ha constituido siempre, junto a la sierra, la mayor riqueza de Pozo Alcón.

 

Puente de la Cerrada de la Herradura

Puente que se ubica sobre el Rio Guadalentín, en la cola del Embalse de la Bolera. El puente debe su nombre precisamente a que se encuentra en una curva bastante cerrada en forma de herradura. Elevadísimas y escarpadas laderas de rocas calizas cubiertas de pinos forman la cuenca en este punto del rio. Es el sitio más pintoresco del río.

 

Río Peralta

Preciosa parte del cauce del Río Guadalentín a su paso por Peralta. Situado a tan solo 2,5 km. de Pozo Alcón. En esta zona se encuentra el Coto Intensivo de Pesca de Peralta, de cerca de 8 km. de río que hacen de este coto el más largo de Andalucía y el Bosque de Higueras que crea un ambiente muy misterioso. Las higueras gigantes se enredan formando una especie de cueva vegetal por la que discurren los manantiales o nacimientos de Peralta que surgen de las rocas en forma de cascada. En este lugar hubo un molino de harina, hoy solo quedan sus ruinas.

Hay que destacar la pureza y transparencia de sus aguas de alta montaña y que este río tiene un caudal permanente e inalterable durante todo el año lo que hace de “Peralta” un lugar ideal para la práctica de la pesca deportiva en cualquier estación del año. Su enclave hace que podamos, además, de dedicarnos a nuestro deporte favorito “La pesca”, contemplar y visitar la belleza de todo el entorno y la vegetación que le rodea propia de río como taráis, juncos, sargas y álamos. La zona cuenta con un merendero para todos los que la visiten.

 

Mirador Peña de Quesada

Esta peña que alcanza los 1.329 m de altura, es un mirador natural ideal para contemplar impresionantes vistas panorámicas del pantano de la Bolera y de la Sierra del Pozo.

 

Mirador de la Alcantarilla

Aguas abajo de la presa del embalse de La Bolera, sobre el barranco que ha horadado el río Guadalentín, podemos hacer el recorrido por la Cerrada de la Alcantarilla, un lugar único del parque, es el único cañón del parque excavado en un llano, y observar este imponente cañón muy apreciado por los aficionados al barranquismo.

Mirador de Guazalamanco

Desde este mirador, situado en un majestuoso paisaje flanqueado por impresionantes cortados de piedra plateada, podemos ver: al Oeste, el río Guazalamanco y la Sierra del Pozo; al Norte, El Barranco del Guadalentín; al fondo, la Sierra de La Cabrilla de donde proceden las aguas del Guadalentín y al Sur El Embalse de la Bolera y la Peña de Quesada.

 

Pico Cabañas

Nos encontramos en una zona de Reserva de la Biosfera. El Pico Cabañas, de 2.028 m de altura, es la cima más elevada de la Sierra del Pozo. Asimismo, constituye la cumbre suñera del sur del Parque de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Desde su cima gozaremos de unos amplios horizontes. En dirección sureste contemplaremos las turquesas aguas del pantano de La Bolera y el pueblo de Campo Cámara; al norte discurre a nuestros pies el valle de los Tornillos de Gualay y, en dirección noreste, la Sierra de Castril; al oeste, en días claros, veremos la cima del Pico Mágina, el más elevado de la provincia de Jaén; el valle del Guadalentín, la hoya de Guadix-Baza, y como telón de fondo Sierra Nevada al sur.

A medida que ascendemos, la vegetación cambia también. Al comienzo del ascenso, nos encontramos con abundantes pinos salgareños, también denominados laricios, resguardados del gélido viento que azota la cumbre. Además de pinares, en los primeros compases de la ascensión podemos encontrar plantas propias de altura, como agracejo (Berberis hispanica), sabina rastrera (Juniperus sabina), enebro rastrero (Juniperus communis) o cojín de monja (Erinacea anthillys).

La subida hasta al pico ofrece estampas paisajísticas únicas. Curiosas y caprichosas formas adoptan los pinos laricios o salgareños (Pinus nigra, subsp. salzmannii) a medida que nuestro caminar avanza. El viento se abre camino sin piedad para azotar la ladera oeste de esta mole caliza. El incesante soplar impide el crecimiento de las tiernas y jóvenes yemas de los pinos en su parte oeste, vegetando tan solo en la cara opuesta. Este hecho permite que veamos árboles con formas “abanderadas”. El llamado Pino Bandera. El viento también es el que algunos de los ejemplares de pino laricio se encuentren retorcidos y acostados sobre la dura roca, y de que las simplemente rastreras.

En los altos del Pico Cabaña y Puertollano, a sus pies, hay varios ejemplares nacidos hace más de mil años que han resistido al paso del tiempo hasta convertirse en algo excepcional, son los Pinos Milenarios, los pinos más viejos de la Península Ibérica de los que hay evidencia científica. Están entre los más antiguos de Europa. Son al menos siete ejemplares con hasta 1.041 años en un bosque de gigantes centenarios, junto a muchos árboles con más de nueve siglos. Uno de los lugares mágicos que guarda lo que hoy es el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas en la Sierra del Pozo.

 

FONTANAR

Mirador del Lirio

A 6 km. de Pozo Alcón, en dirección suroeste se abre el valle del Guadiana Menor, principal afluente del Guadalquivir, cuya erosión tan característica nos ofrece un paisaje semidesértico pero de una gran belleza. El mejor punto de observación de este valle es el Mirador del Lirio. Desde este punto estratégico que cuelga a unos 400 metros de altitud sobre el valle, podemos observar los barrancos de tierras áridas, badlands , y cárcavas formados sobre los blandos materiales”; abajo ya se intuye el paisaje por el que el río serpentea entre chopos y olivos. Las riberas del Guadiana Menor son verdaderos oasis en un territorio hostil. Observar el sinuoso recorrido del Guadiana Menor a través de las tierras áridas es conocer la evolución geológica de los últimos dos millones y medio de años.

Llegados al Salto del Lirio podemos observar: al norte, la población de Hinojares , una pequeña mancha verde en un paisaje desértico. Detrás, el Pico Rayal, que con sus 1.835 m. observa a la población de Tíscar, siendo visible la Torre del Castillo de Peña Negra que se asienta sobre el Santuario. A medida que dirigimos la mirada hacia el este, vemos la caseta del Pico Cabañas, que con sus 2028 m. es la elevación más alta de la Sierra del Pozo; la silueta inconfundible de la Sierra de la Sagra (2.382 m); la población de Pozo Alcón ; los llanos de Cortes y jabalcón; la población de Cuevas del Campo; la Sierra de Baza; la depresión de Guadix, con Sierra Nevada al fondo; El valle del Guadiana Menor (ya al sur): Peña Cambrón (1.191m ) al oeste; los Cerros de Úbeda y las dos ciudades monumentales, Úbeda y Baeza y los Picos del Guadiana (751 m.) al noroeste, que con su singular creta, parece la silueta de un dinosaurio.

 

La rambla del Fontanar. Escenario del Belén Viviente.

Se trata de una ruta urbana dentro del Fontanar, pequeña población que conserva peculiaridades propias de los modos de vida tradicional. Las viviendas se distribuyen en ambos márgenes de este barranco con abundantes manantiales de agua y grandes atractivos naturales. Nos acompañan en el paseo el trino de los pájaros que viven en su arboleda y el sonido del agua deslizándose por su cauce. Predominan en esta zona las edificaciones típicas: las casas- cueva que se dispersan de forma irregular sin formar calles bien delimitadas.

En esta ruta podemos visitar la Iglesia de la Sagrada Familia, el lavadero tradicional, las fuentes naturales, los huertos domésticos y las típicas eras donde se trillaban las mieses para sacar el grano; así como, contemplar restos del escenario natural donde cada año se celebra el Belén Viviente.

 

Galería de imágenes




Ayuntamiento de Pozo Alcón

Información Legal | Accesibilidad